slider-00-es

Diseño, inclusión y salud

Ya en los años noventa, con la aparición del concepto «diseño para todos» (con las plataformas Desing for All y Desing for Aging), se hizo evidente que la actividad del diseño había prestado una excesiva atención a un usuario demasiado estandarizado.

Las condiciones culturales, económicas, de género, de edad, mentales y físicas diferenciadas hacían necesario cambiar el paradigma de usuario pensando en un perfil mucho más amplio y no excluyente: de aquí la utopía del «diseño para todos». En este contexto, diversas prácticas han focalizado sus preocupaciones en colectivos o necesidades que incorporan ámbitos como la inclusión social y la salud.

En esta sesión, la segunda dentro del ciclo de diseño y transformación social, proponemos dos aproximaciones: Homelessfonts, un proyecto de Arrels Fundació, y el Patinet Pal-Joc, desarrollado por el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona, con la intención de que su presentación aporte un debate en profundidad sobre esta responsabilidad expandida del diseñador.

homelessfont01

Homelessfonts
Homelessfonts nace de la colaboración entre Arrels Fundació, dedicada a la atención de personas sin techo de Barcelona, y The Cyrannos-McCann, una agencia de publicidad afincada en Barcelona. 

Homelessfonts es un proyecto que une diseño y realidad social. Personas que han vivido en la calle han cedido su letra para que, convertida en tipografía, la puedan utilizar particulares, empresas, diseñadores y agencias de comunicación y de publicidad. Desde el pasado junio, amantes de la tipografía y del diseño de Australia, Japón, Chile, Estados Unidos, Francia y España, entre otros países, se descargan la letra de Lluís, Gemma o Loraine para utilizarla en diferentes soportes y aplicaciones.

paljoc01

Pal Joc, patinete portasuero
En la atención hospitalaria a pacientes pediátricos es frecuente observar, por los pasillos de las unidades, a niños con tratamiento de seroterapia pasear con sus padres con la ayuda de un palo portasueros con ruedas. En muchas de estas ocasiones el niño, habitualmente entre los tres y los siete años, va subido a las patas del palo portasueros y es arrastrado por un adulto que tira de este. A pesar de entender que esta es una práctica insegura y de haber informado a los responsables del niño de este hecho, la realidad se impone y es muy difícil contener la imaginación de los niños y la voluntad de estos de transformar en juguete cualquier elemento a su alcance. 

Por este motivo se plantea el presente proyecto de adaptación de un palo portasueros, que de una manera simultánea y segura permita cumplir con la función para la que fue diseñado (permitir el traslado autónomo de pacientes sometidos a seroterapia) y trasladar al niño subido a la base del mismo.

slider-00-es

Jueves 12 de marzo
A las 19 h
Mazda Space
Comerç 60, Barcelona
Presenta y conduce la sesión Jesús-Àngel Prieto
Aforo limitado
Acceso gratuito, inscripciones aquí